EL IMPULSO

Ayer, un impulso irresistible me empujó a coger el coche, me apetecía muchísimo una caminata por los bosques de castaños y robles de Garciaz. Al llegar, me colgué la mochila y me adentré en la soledad de aquellos caminos atestados de retama, jara y helechos, aunque era temprano y el sol ya calentaba, era agradable caminar bajo la sombra de aquellos enormes árboles. De repente, un viento helado me envolvió y finos copos de nieve comenzaron a caer lentamente, todo a mi alrededor se fue tornando blanco, no podía dar crédito a lo que estaba sucediendo, menos mal que como siempre, llevaba mi cámara para inmortalizar el momento; me agaché, cogí algo de nieve en mi mano y la acerqué a mis labios, en ese preciso momento sonó el despertador, Ángel Carmona desde Radio 3 gritaba: Las Oooooochoo.

Deja un comentario